Sentido materno

El reloj de las madres tiene forma de corazón y carece de horas. Un funcionario sigue estrictamente su horario. Sin embargo, el horario de una madre lo marcan las necesidades de sus hijos, de día y de noche.

El Concilio Vaticano II afirma que la Virgen fue en su vida ejemplo de aquel amor maternal con que es necesario que estén animados los apóstoles, misioneros, sacerdotes, religiosos, religiosas y seglares, padres, madres, educadores.

En la Iglesia, nadie ha de ser un funcionario, sino un padre, un hermano; más aún, una madre, que desea ayudar a todos. La Virgen, que es Madre de la Iglesia, ha de infundir en el corazón de todo apóstol el amor, la ternura, la delicadeza de su corazón materno.

FLOR: Reflexiona: ¿Llevas a otros la fe cristiana con un corazón materno?