31 de mayo

Reina de los nuevos apóstoles

Miramos a los Doce Apóstoles con mucho respeto, pero ellos fueron personas como nosotros y tuvieron sus defectos, limitaciones y cobardías.

Lo importante no son ellos, sino Jesús, que los envió al mundo a predicar el Evangelio. En definitiva, es el mismo Jesús el que nos envía también a nosotros a predicar el Evangelio: con nuestras palabras y, especialmente, con nuestro ejemplo.

La Virgen, que fue Reina de los Doce Apóstoles, también es Reina y Auxiliadora de los nuevos apóstoles, que somos ahora nosotros. Ella, que estuvo a los pies de la Cruz de Jesús, está también junto a los apóstoles perseguidos por causa del Evangelio, siendo para ellos Madre, Auxilio, y Esperanza.

FLOR: Da gracias a la Virgen, porque es para nosotros Madre, Auxilio y Esperanza.

30 de mayo

Sentido materno

El reloj de las madres tiene forma de corazón y carece de horas. Un funcionario sigue estrictamente su horario. Sin embargo, el horario de una madre lo marcan las necesidades de sus hijos, de día y de noche.

El Concilio Vaticano II afirma que la Virgen fue en su vida ejemplo de aquel amor maternal con que es necesario que estén animados los apóstoles, misioneros, sacerdotes, religiosos, religiosas y seglares, padres, madres, educadores.

En la Iglesia, nadie ha de ser un funcionario, sino un padre, un hermano; más aún, una madre, que desea ayudar a todos. La Virgen, que es Madre de la Iglesia, ha de infundir en el corazón de todo apóstol el amor, la ternura, la delicadeza de su corazón materno.

FLOR: Reflexiona: ¿Llevas a otros la fe cristiana con un corazón materno?

29 de mayo

Nuevos apóstoles para el mundo

Una de las ideas geniales de San Juan Bosco era el acto de despedida de los misioneros salesianos. Los reunía en la basílica de María Auxiliadora de Turín, bajo el gran cuadro de la Auxiliadora.

Ella tiene en sus brazos al Niño Jesús, está iluminada con la luz del Espíritu Santo y protegida por Dios Padre, que aparece encima del cuadro. María Auxiliadora está rodeada por los Doce Apóstoles.

Don Bosco, de pie, ante ese gran cuadro, daba a sus misioneros el abrazo de despedida. Eso significaba que Cristo los enviaba, que el Espíritu Santo los llenaba de gracia y de fuerza, que Dios Padre los asistía, que María Auxiliadora los acompañaba, como Reina de los misioneros, de los nuevos apóstoles, enviados al mundo.

FLOR: Reza un avemaría por todos los mi- sioneros y misioneras de la Iglesia.

28 de mayo

El estilo de don Bosco

En la variedad, está el gusto. Cada flor tiene su encanto y cada persona tiene su originalidad irrepetible.

Don Bosco era educador de jóvenes y del pueblo y sabía que los hermosos discursos había que acompañarlos de cosas concretas, para que fueran mejor entendidos por los jóvenes y el pueblo.

Por eso, él difundió la devoción a María Auxiliadora con estampas, medallas, la bendición y la novena de María Auxiliadora, la basílica de Turín, las fiestas de la Virgen, llenas de fe y de alegría. La Familia Salesiana, siguiendo el estilo de don Bosco, publica hoy centenares de miles de calendarios de pared y de bolsillo, cuadros, y también centenares de miles de estampas del Mes de Mayo.

FLOR: Recuerda: ¿Tienes en tu casa un cuadro o un calendario de la Virgen?

27 de mayo

“¡Ven y sígueme!”

Un niño nace con un interrogante sobre su cabecita: “¿Qué seré yo?”. Al paso de los años, se pregunta: “¿Qué haré yo?”.

Pero, a veces, escucha en su corazón una voz que le dice: “¡Ven y sígueme!”. Es la voz de Jesús que lo llama a hacer algo grande y hermoso en la Iglesia, co- mo sacerdote, religioso, religiosa, seglar comprometido. Jesús llama a quien quiere, cuando quiere y como quiere. Así hizo también con sus Doce Apóstoles.

A Don Bosco, lo llamó, en un sueño, a los nueve años. El niño se vio rodeado de una manada de animales salvajes. Jesús le invitó a transformarlos en corderos. Para conseguirlo, le presentó a la Virgen María. Ella fue la Madre y la Maestra de Don Bosco, el apóstol de los jóvenes.

FLOR: Reza un avemaría por los que tienen la misión de educar a los jóvenes.

23 de mayo

Apóstoles en la plaza pública

El apóstol es un enviado y su función es anunciar un mensaje. Los Apóstoles de Jesús han de predicar la fe cristiana.

Una de las cosas que hay que anunciar es el misterio de María, la Madre de Jesús y Madre de la Iglesia. A la Virgen, hay que conocerla; por tanto, hacen falta apóstoles que la hagan conocer.

Hoy día, tenemos medios que llegan a muchas personas, para hacer conocer a la Virgen: celebraciones litúrgicas, fiestas en su honor, santuarios y procesiones, periódicos, revistas, libros dedicados a Ella, televisión, vídeos, el arte, que sublima la belleza de María y de su santidad, Inter- net, que es una biblioteca inagotable, congresos. Un apóstol busca todos los medios posibles para hacer conocer a la Virgen.

FLOR: Reflexiona: ¿Qué medios usas tú para hacer conocer a la Virgen?

22 de mayo

Jóvenes, apóstoles de los jóvenes

En la Jornada Mundial de la Juventud, hay dos signos, que atraen a cientos de miles de jóvenes: una gran Cruz de madera y un icono, un cuadro de la Virgen María. Siempre unidos el Hijo y su Madre.

Pero falta el tercer personaje: la Iglesia, la Juventud, la Humanidad. Jesús es el Hombre para los demás. María es la Madre de la Iglesia, de los jóvenes y de todos.

Los jóvenes han de ser apóstoles de los jóvenes, porque están más cerca de ellos y los comprenden mejor. Pero, para ser apóstoles, necesitan estar unidos a Jesús, el Hijo de Dios, el Salvador del mundo, y a su Madre, que es Madre sin fronteras. Jesús, el Hombre para los demás, ha de mover a los jóvenes a entregarse al bien de todos, en especial, de los otros jóvenes.

FLOR: Reza un avemaría por los jóvenes, para que sean apóstoles de otros jóvenes.

21 de mayo

El futuro pasa por la familia

Por la familia, pasa el futuro de la sociedad, de la Iglesia y también el de la devoción a la Virgen.

Nadie sabe presentar mejor a un niño la figura de la Virgen, Madre de Jesús, que la propia madre del niño. Con sencillez, con ternura, ella sabe hacer amable, cercana la figura de la Virgen. Así, la madre es un apóstol de la devoción a María.

La madre, conforme crecen sus hijos, ha de servirse de mil medios para mantener en la familia la devoción a la Virgen. Un cuadro, un calendario, una medalla hacen de María un familiar más en la casa. La invitación a celebrar las fiestas de la Virgen, a rezar en familia. La visita a alguna iglesia. El arte, la belleza son medios que atraen hacia la que es Llena de Gracia.

FLOR: Reza un avemaría por las madres; que enseñen a sus hijos la devoción a María.